La bella y la bestia: la belleza está en el interior

La bella y la bestia es sin duda una de las películas más esperadas de la temporada por grandes y pequeños. El clásico de animación de Disney inspirado en la novela de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont ha cobrado vida de la mano del director Bill Condon con Emma Watson y Dan Stevens como protagonistas. Aunque cuenta con sus peculiaridades, el éxito del remake de Condon radica en la fidelidad con la que se ha versionado la cinta de animación de 1991.

Escrita por Stephen Chbosky y Evan Spiliotopoulos, dirigida por Bill Condon (La saga Crepúsculo: Amanecer) y protagonizada por Emma Watson (Harry Potter, Noé o Regresión), Dan Stevens (Downton Abbey, The guest o Caminando entre las tumbas) y Luke Evans (La chica del tren, El hobbit o Drácula: la leyenda jamás contada) entre otros, la nueva película de La bella y la bestia versiona el clásico animado de Disney más romántico. Una película que habla de magia y amor con un importante mensaje de fondo: la belleza está en el interior.

La bella y la bestia: la belleza está en el interiorLa bella y la bestia: la belleza está en el interior

Érase una vez un rico y apuesto príncipe que, aunque tiene todo lo que podría desear, es un ser desagradable, egoísta, prepotente y vanidoso. Un niño consentido que siempre está rodeado de gente, pero es incapaz de querer a nadie más que a sí mismo.

Una noche helada, una anciana mendiga se cuela en su castillo y le ofrece una rosa a cambio de refugio. Cuando el príncipe rechaza el regalo y la echa del castillo, la anciana mendiga se descubre como una poderosa hechicera que lo convierte en una horrible bestia para castigarlo por su prepotencia y vanidad. Para romper el hechizo, la bestia (Dan Stevens) tendrá que aprender a amar y conseguir que una mujer lo ame antes de que la rosa encantada se marchite.

Pasan los años y el príncipe convertido en bestia vive recluido en su castillo sin esperanza de romper el hechizo hasta que, casualidades del destino, Bella (Emma Watson) se cruza en su camino. Bella es una joven hermosa, brillante y soñadora. Bella es una joven con inquietudes, una mujer adelantada a su tiempo y una gran amante de los libros.

Aunque el inicio de su relación no es precisamente bueno, juntos deberán aprender a amar más allá de las apariencias.

La bella y la bestia: el clásico de dibujos cobra vida

Inspirada en la novela de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont, versión revisada y abreviada de la historia de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve, La bella y la bestia es una mágica historia de amor con moraleja que advierte de los peligros de la vanidad, la prepotencia y la superficilidad con un mensaje muy claro: la belleza exterior no lo es todo. Una de las películas animadas más románticas de Disney y probablemente, el remake más esperado.

Aunque hablamos de una fiel versión en imagen real del clásico animado de Disney, la nueva película de Bill Condon cuenta con sus particularidades. Particularidades que, en algunos casos, pueden ayudarnos a llenar algunas lagunas de la película de animación. La realidad de la hechicera, las cualidades como inventora de Bella, el pasado de Gastón, la condición sexual de LeFou o la verdad sobre la madre de Bella son solo algunos de esos cambios de los que hablamos.

Al margen de esas diferencias, esta nueva versión de La bella y la bestia se mantiene fiel a la esencia del clásico animado de Disney. Un reparto de lujo y escogido con acierto, los mismos números musicales (salvo alguna excepción), secuencias casi calcadas y una buena combinación de imagen real y animación con personajes entrañables como Lumière, Chip o la señora Potts dan vida a esta nueva versión de uno de los grandes clásicos animados de Disney.

Confieso que en principio no me atraía especialmente el remake en carne y hueso de la película de Disney. Era una de mis películas favoritas de niña, sí (siempre por detrás de El rey león, claro), pero ya no soy una niña y creo que, con la edad, he perdido la fe y he dejado de creer en la magia. Se podría decir que mi único interés por la película era ver cómo habían versionado el clásico animado de Disney.

El caso es que, con motivo del sonado estreno de la película de Condon, la película animada de 1991 volvió a la televisión, sentí curiosidad y sin saber cómo ni por qué, me sentí conmovida por volver a ver (con ojos nuevos) una película de mi infancia. No voy a decir que de repente me moría de ganas por verla, pero empezó a apetecerme ir al cine. No estuvo mal la experiencia para nostálgicos. Además, nunca está de más ver un remake, aunque solo sea para hacer un interesante ejercicio de comparación.

Más de La bella y la bestia AQUÍ.

Foto, Cartel Y TRÁILEr La bella y la bestia/DISNEY ESPAÑA
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s