Los ritos del agua de Eva García Sáenz de Urturi: un asesino en serie y un espantoso rito de castigo ancestral

Una mujer embarazada brutalmente asesinada, un antiguo y cruel ritual de asesinato, un inspector de policía abatido y una ciudad ‒Vitoria‒ que aún no ha podido recuperar el sosiego tras del violento regreso del «asesino del dolmen». Los ritos del agua de Eva García Sáenz de Urturi, segunda parte de la aclamada Trilogía de la ciudad blanca, conquista al lector con un nuevo caso de asesinatos en serie. Un nuevo caso de asesinatos en serie con trasfondo ritual que amenaza una vez más la calma de una ciudad muy afectada por los recientes acontecimientos. Si os gustó El silencio de la ciudad, no os querréis perder la segunda parte de la trilogía de la que todo el mundo habla.

Los ritos del agua de Eva García Sáenz de Urturi: un asesino en serie y un espantoso rito de castigo ancestral

La novela Los ritos del agua, segunda parte de la aplaudida trilogía de la escritora vitoriana Eva García Sáenz de Urturi, arranca con el violento asesinato de una mujer embarazada ejecutada según un antiguo ritual: la Triple Muerte celta. La aparición del cuerpo sin vida de Ana Belén Liaño, exitosa artista gráfica conocida como Annabel Lee ‒y primera novia de Kraken‒ , fuerza la vuelta al trabajo del inspector López de Ayala aún convaleciente tras su cara a cara con el brutal «asesino del dolmen».

El sacrificio ritual de su primera novia ‒Ana Belén Liaño‒ y la posible amenaza de un potencial asesino en serie obligan al inspector López de Ayala a abandonar su retiro voluntario en Villaverde. Kraken no se siente preparado para volver a la actividad, un farragoso trastorno del lenguaje le impide comunicarse con normalidad sin la ayuda de su teléfono móvil, pero su antigua relación personal con la víctima puede resultar determinante en la investigación.

Los ritos del agua de Eva García Sáenz de Urturi: un asesino en serie y un espantoso rito de castigo ancestral

Fue en 1992 cuando un jovencísimo Kraken y sus tres mejores amigos decidieron pasar el verano trabajando en la reconstrucción de un poblado cántabro. Fue allí donde la cuadrilla conoció a Ana Belén Liaño, una joven y enigmática artista gráfica en potencia ‒y el primer amor compartido de la cuadrilla‒ empeñada en entrometerse entre los cuatro amigos. Veinticuatro años después, el atroz asesinato ritual de Ana Belén Liaño ‒o Annabel Lee‒ removerá un trágico episodio del pasado que volverá a poner en riesgo la estabilidad de la cuadrilla.

Así es como, cuando aún no se ha recuperado de las secuelas de su último caso, Kraken se ve obligado a reabrir viejas heridas del pasado al tiempo que se enfrenta a un asesino en serie potencial que ha escogido la Triple Muerte celta ‒un antiguo rito de expiación o castigo que consiste en quemar, colgar y ahogar a sus víctima en un elemento acuático relacionado con la fertilidad‒ para presuntamente castigar a aquellos que no considera aptos para ser padres.

Y por si la nueva amenaza de un presunto asesino en serie no fuera suficiente, el inspector López de Ayala debe asumir que Alba, la subcomisaria Díaz de Salvatierra, está embarazada y él podría ser el padre del hijo que espera. Una vez más, Kraken podría ser víctima potencial de un psicópata.

Los ritos del agua de Eva García Sáenz de Urturi: una historia de buenos y malos padres

Fiel a ese estilo que conquistó a público en la primera parte de la Trilogía de la ciudad blanca, la escritora Eva García Sáenz de Urturi vuelve a convencer al lector con un nuevo caso de crímenes en serie con un inquietante y perturbador trasfondo ritual: la Triple Muerte celta es el rito de castigo escogido por el potencial asesino en serie para asesinar a sus víctimas. Un espantoso ritual de castigo ancestral con el que, presuntamente, pretende castigar a aquellos que no considera aptos para ser padres.

Los ritos del agua de Eva García Sáenz de Urturi: un asesino en serie y un espantoso rito de castigo ancestral

Como ya sucedía en El silencio de la ciudad blanca, primera parte de la trilogía, los constantes saltos en el tiempo de la narración ‒constantes saltos en el tiempo que nos llevan de la investigación en curso al verano del 92 y viceversa‒ requieren toda la atención de un lector absorto en la historia. Un lector totalmente atrapado en la investigación que encontrará en esas constantes ideas y venidas una buena dosis de información extra con la que tratará de adelantarse a los acontecimientos, abrirá sus propias líneas de investigación ‒más o menos acertadas‒ y sacará sus propias conclusiones. Las historias de Eva García Sáenz de Urturi tienen la capacidad de atrapar al lector hasta hacerlo partícipe de la investigación y ese es, sin duda, uno de sus más grandes atractivos.

Eva García Sáenz de Urturi vuelve a convencer al lector, el más fiel amante de género más oscuro, con un nuevo caso de crímenes con trasfondo ritual. Una historia absorbente y adictiva, tan perturbadora como ‒morbosamente‒ atractiva. Los ritos del agua es una de esas historias que te atrapa y no te suelta. Una novela que, según la propia autora, habla de la paternidad y la maternidad. Una buena historia que habla de buenos y malos padres.

FOTOS ORIGINALES BGARCIACAZORLA.ES©
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s