No soy un monstruo de Carme Chaparro: la pesadilla se repite

Dos años después del primer secuestro, la desaparición de otro niño amenaza con perturbar la calma de una ciudad que aún no ha superado la trágica pérdida del pequeño Nicolás. Mismo perfil de víctima, mismo escenario del crimen y mismo modus operandi: la policía no quiere precipitarse, pero hay quien apunta a que «Slenderman» ha vuelto a actuar. Mucho más que una novela policíaca, No soy un monstruo de Carme Chaparro podría ser una profunda y oscura reflexión sobre los muy confusos límites del ser humano.

No soy un monstruo de Carme Chaparro: la pesadilla se repite

Aún en shock tras una perturbadora sesión de algo que pretende ser un ejercicio de documentación ‒o inspiración‒ para su próximo libro, la periodista y escritora de éxito Inés Grau recibe la llamada de su jefe: le han dado un chivatazo y tiene que cubrir en exclusiva la noticia del presunto secuestro de un niño para los informativos del Canal Once.

No soy un monstruo de Carme Chaparro: la pesadilla se repite

Mientras Inés se prepara para su improvisado directo en el centro comercial donde se vio al niño por última vez, la inspectora jefa Ana Arén se ha desplazado hasta el escenario del crimen para ponerse al frente de la investigación de la desaparición del pequeño Kike. Aún no ha sido capaz de aceptar su fracaso al frente del caso del secuestro de Nicolás ‒el caso que a punto estuvo de costarle la salud‒ y ahora tiene que enfrentarse a la desaparición de otro niño. La pesadilla se repite.

No soy un monstruo de Carme Chaparro: una profunda y oscura reflexión sobre los confusos límites del ser humano

La repentina desaparición del pequeño Kike en el centro comercial es el punto de partida de este intenso thriller con el que Carme Chaparro ‒la autora‒ nos invita a reflexionar sobre los oscuros y muy confusos límites del ser humano. Una novela hipnótica que atrapa al lector en un profundo y sombrío mar de confusión y no lo suelta hasta el final. Un final inquietante, desconcertante y totalmente inesperado que pone a prueba a sus personajes ‒y a sus lectores‒, cuestiona todos los límites de la humanidad ‒o inhumanidad‒ e invita a la más profunda reflexión. Es casi imposible pasar la prueba de la lectura de esta historia sin «secuelas».

No soy un monstruo de Carme Chaparro: la pesadilla se repite

La sucesión de capítulos breves y muy intensos y los constantes cambios de narrador definen el avance de la abrupta narración. Los constantes cambios de narrador ‒la escritora alterna las intervenciones de un narrador externo con las destacadas aportaciones de la inspectora jefa Ana Arén y la periodista y escritora Inés Grau en primera persona‒ no hacen si no alimentar la angustia propia del relato.

Carme Chaparro se baja a los infiernos con su primera novela para mostrarnos el perturbador lado más oscuro del ser humano. Inquietante, trepidante, muy intensa, sombría, brutal, delirante y sobre todo demoledora, No soy un monstruo es una de esas novelas que deja huella y remueve conciencias.

FOTOS ORIGINALES BGARCIACAZORLA.ES©

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s